¿Tu hijo sufre de hiperactividad? Mira cuáles tratamientos puedes aplicarle

La hiperactividad infantil es un trastorno neurológico que provoca una serie de alteraciones en la conducta de los pequeños. Actualmente este problema está afectando el 5% de la población infantil-juvenil que equivale a uno o dos niños de aula.

A continuación el artículo completo, donde además te diremos cuáles son los tratamientos que puedes aplicarle a tu hijo:

Mi hijo no para quieto, solo cuando está viendo la tele, no puedo llevarlo conmigo a hacer la compra, es desesperante, lo toca todo. Yo creo que es hiperactivo. Estas son algunas de las conclusiones a las que llegamos con mucha ligereza hoy. Analicemos por qué en cuanto los niños se aceleran un poco más de lo normal es que son hiperactivos y busquemos cuál es la posible causa. Te contamos cómo reconocer a un niño hiperactivo y cuáles son los tratamientos que existen para poder controlar el problema.

Según la Federación Española de Asociaciones de Ayuda al Déficit de Atención e Hiperactividad, el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) es el trastorno psiquiátrico más frecuente en la infancia (entre un 2 y un 5% de la población infantil-juvenil lo padece lo que equivale a uno o dos niños por aula). Este trastorno es biológico, de origen neurológico, provocado por un desequilibrio existente entre dos neurotransmisores cerebrales: la noradrenalina y la dopamina, que afectan directamente a las áreas del cerebro responsables del autocontrol y de la inhibición del comportamiento inadecuado.

El TDAH provoca en el niño las siguientes alteraciones en su conducta: hiperactividad, cuando presenta un nivel superior de actividad dada su edad. Impulsividad, cuando tiene dificultad para controlar sus conductas, emociones y pensamientos e inatención, cuando tiene una gran dificultad o incapacidad para prestar atención y concentrarse.

Tareas como por ejemplo realizar manualidades le ayudarán a que aprenda a centrarse en una actividad, a resolver cualquier imprevisto que pueda ocurrir y a desarrollar su imaginación.

¿Por qué se produce la hiperactividad?

Según los expertos, el TDAH tiene un alto componente genético. Así, de acuerdo con los datos que ofrecen estudios realizados, en el 77% de los casos, uno de los padres sería también hiperactivo. Asimismo, en su aparición juegan un papel importante otros factores médicos ambientales como que el niño naciera de forma prematura, que la madre tomase tóxicos, tabaco o alcohol durante el embarazo o haber sufrido problemas en el parto. No obstante, se trata de una patología controvertida, pues alrededor del TDAH sigue habiendo voces críticas que cuestionan la entidad médica del trastorno y su tratamiento habitual.

Y es que el ritmo diario al que sometemos a los niños es frenético. Normalmente, levantamos a los peques con el tiempo justo, les embutimos el desayuno (en el caso de que lo hagan porque si se lo pueden dar en el cole, ese ratito de sueño que ganamos todos), nos vamos rápidamente al cole. ¿Te has preguntado cuántas veces le dices a tu hijo la palabra “venga”, “vale” o “corre” antes de dejarlo en la escuela?

Con la misma prisa les recogemos del colegio con el tiempo justo para ir a su actividad extraescolar donde les hacen, correr, lanzar a canasta o darle a una pelota. De vuelta a casa (rápido, claro) nos sentamos a hacer los deberes lo antes posible no sea que no nos dé tiempo a que se den el baño (también deprisa, para que no se acuesten a las tantas y mañana no puedan ni abrir un ojo).

Si al niño le cuesta dormir y estás pensando en añadir otra actividad para ver si se cansa y cae como un lirón, olvídalo porque cuanto más acelerado se acueste, más le costará bajar su ritmo y esto no es hiperactividad, es de cajón. A veces cuando nos acostamos y hacemos recuento del día no os preguntáis, ¿quién es el hiperactivo si él o yo?

¿Cómo se reconoce a un niño hiperactivo?

La detección del TDAH suele ser más precoz cuando los síntomas, como la impulsividad o la hiperactividad, causan molestias al entorno. Sin embargo, la inatención pasa más inadvertida, por lo que en estos casos, que afectan mucho más a las chicas, el diagnóstico suele retrasarse.

Para diagnosticar si un niño tiene o no TDAH es necesaria la intervención de un profesional (pediatra, neurólogo o psiquiatra infantil). No obstante, puedes utilizar este test de detección de TDAH para despejar tus dudas.

¿Qué tratamiento se aplica para el TDAH?

Una vez que hay un diagnóstico médico de que el niño padece TDAH, el tratamiento multimodal es el recomendado por los expertos y consiste en:

Un tratamiento psicológico. La terapia psicológica se dirige al niño y a sus padres, a los que se ofrecen pautas para el manejo conductual de la situación. Es un trabajo psicoeducativo con toda la familia.

Un tratamiento académico. El niño con TDAH necesita contar con ciertas adaptaciones en el colegio y con la ayuda extra de profesores particulares en casa. Estas adaptaciones curriculares ya están vigentes por ley en algunas comunidades autónomas, y se concretan en medidas como subrayarles la parte más importante del enunciado en un examen, darles más tiempo o facilitarles el examen por partes.

Un tratamiento farmacológico. Algunos niños con TDAH reciben medicación. Son tratados con metilfenidato o atomoxetina, fármacos estimulantes (anfetaminas) cuyo efecto es el de elevar los niveles de alerta y de actividad del sistema nervioso central, ya que esas conexiones fallan en el caso de niños con TDAH. Es este tratamiento el que resulta más discutido.

¿Qué problemas se asocian al TDAH?

El TDAH es un trastorno con muchos problemas asociados en el entornofamiliar, escolar, social o de relación del afectado. Las personas con TDAH tienen más riesgo de padecer depresión, ansiedad y baja autoestima, de abusar de las drogas o el alcohol, de llevar a cabo conductas delictivas, de mantener relaciones sexuales peligrosas e incluso de intentos autolíticos (suicidio).

En el ámbito escolar, más de la mitad de los niños con TDAH ya han repetido en alguna ocasión cuando llegan a 2º de la ESO (Enseñanza Secundaria Obligatoria) y la mitad no consigue ningún título académico, lo que les lleva a desempeñar peores trabajos.

Es por todo ello por lo que los expertos piden un diagnóstico precoz del TDAH y un adecuado tratamiento del trastorno.

¿Cómo evoluciona el TDAH?

El TDAH remite en el 50% de los casos al llegar a la edad adulta, ya que hay una maduración de esas estructuras cerebrales que habían causado el problema. Al igual que sucede en otras enfermedades, un periodo especialmente difícil del trastorno es el paso a la adolescencia. Muchos de los afectados se niegan a seguir tomando la medicación y eso complica el adecuado control de síntomas del TDAH.

La otra mitad seguirá teniendo el trastorno de mayor. En los adultos, el TDAH se manifiesta en forma de impulsividad, depresión, ansiedad y dificultades para manejar la propia vida.

Contenido elaborado en colaboración con Lolapirindola.com

Con información de www.enfemenino.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s